Venezuela puso el desorden en el Indie Rocks

desorden publico mexico

desorden publico mexicoNota: Adrián Piña

El foro Indie Rocks se comenzó a llenarse de cuadros blanco con negro, los tirantes y sombreros comenzaron a tomar el inmueble, desde temprano la gente hacía fila para ingresar al recinto de la colonia Roma, adentro, el ambiente era festivo pues chilangos y venezolanos agitaban sus cuerpos al ritmo de rocksteady, no se hizo esperar el grito impaciente: “Desorden, desorden, desorden.”

La banda caraqueña salió con todo al escenario, percusiones, sección de metales, dos guitarras, bajo y teclado, hicieron vibrar a los asistentes con los temas: “Canto popular de la vida y muerte”  y “D.P”. La gente coreaba, agitaba las manos al aire y no dejaba de cantar, aquello era una auténtica fiesta latinoamericanara

Horacio Blanco  vocalista de la agrupación hizo una pausa en su presentación para dirigirse a los fans que: Esta es una noche de reencuentros, pareciera que se abre de nuevo una puerta para nosotros y eso lo agradecemos muchísimo, decía.

Entre el público se encontraba el primer trompetista de la banda, quien a petición de la gente subió al escenario a tocar “Shing a ling, rub a dub”.

Los ánimos seguían muy arriba pero el momento de la reflexión llegó: Hay  alguien que camina por América, puede deambular de México hasta Caracas, puede ir por toda la cordillera de los Andes hasta Salvador de Bahía, esta canción está dedicada a un personaje que camina dentro de nosotros, porque es el caminar de los latinoamericanos, nos parecemos tanto; uno que viaja por estas tierras siempre va recogiendo sonrisas, baile y buena música, esto marco la pauta para que los acordes dieran paso a “El tumbao de Simón Bolívar.”

A treinta años de haber iniciado su carrera, la banda afirma no anclarse en la nostalgia, y como prueba de ello, sonaron un tema de su repertorio más reciente y aún inédito: A mí me gusta el desorden.  Asimismo, Liber Terán, fue invitado al escenario para cantar “El poder emborracha” que forma parte de su más reciente producción Los contrarios, grabada originalmente con Rubén Albarran, de Café Tacvba.

Agradecidos con el público, tocaron varios de sus éxitos: “Mal aliento”, “Skápate”, “Allá cayó”, “La danza de los esqueletos”, “Combate” y “Latex”. Una de las grandes sorpresas de la noche fue cuando sonó Cleopatra de Thes Skatalites a lo cual la gente se entregó con su enérgico baile sobre la pista.

El concierto llegó a su fin con una última complacencia: Valle de balas, donde con un gran grito llamaron a todos para sacar las malas vibras a lo que la gente respondió con saltos y un gran slam con el que se dio por concluida una gran fiesta que desde su inicio invitaba al desorden de manera positiva dando un gran salto y bailó hasta el último minuto, cerrando la noche con un auténtico desorden.

Entradas relacionadas